lunes, 20 de julio de 2009

Amán > Allenby / Hussein Bridge Border > Jerusalén

De Ammán a Allenby / Hussein Bridge Border – Jerusalén

Cruce de carreteras entre el Mar Muerto e Israel
Llegar a Jerusalén no fue nada fácil, en nuestro caso, íbamos desde Amán (Jordania) en donde habíamos quedado con un conductor que nos dejaría en la parte jordana de Allenby / Hussein Bridge border, después de pasar varios check points y tediosos controles de seguridad (sobre todo en el lado israelí). Para poder pasar todos estos Check Points, lo primero es ir con tiempo y no tener prisa, ya que la experiencia puede durar muchas horas. Colas infinitas, caos y en ocasiones sustos son la tónica general de este paso fronterizo sobre el Río Jordan. He de decir que los ciudadanos de la Unión Europea ibamos por colas VIP y si tardamos menos tiempo era simplemente porque apenas había gente europea, aunque en todo caso se llega a hacer insoportable y en ocasiones angustioso. Una vez fuera de las aduanas y zonas de control nos subimos a un minibús que nos dejaría en el centro de Jerusalén. A la altura de Ramallah suelen hacer un control exhaustivo de quien viaja, en este caso el chófer que nos llevaba a la ciudad Santa, con gesto tosco nos invitó a sacar los pasaportes en un inglés-hebreo que no había manera de comprender y en un tono con cierto desprecio… En la parada con metralleta en mano, un muchacho joven que se sube al minibús nos va registrando uno por uno… En fin, aunque lo mejor es no ponerse nervioso, la situación no es nada agradable, aunque al final te acabas acostumbrando.

Check Point Allenby Bridge
Una vez en Jerusalén, buscamos nuestro hotel, que estaba en una especie de colina cerca del Monte de los Olivos. La parte donde estábamos era clarlamente palestina y allí no se veía a nadie cristiano, judío u ortodoxo. La ciudad en sí no es muy grande y tardamos poco en llegar andando a la Ciudad Vieja, donde entramos por la mítica Puerta de Damasco, tras el lío inicial de no saber si estabamos en el barrio judio, armenio, cristiano o musulmán, fuimos sorteando callejuelas llenas de zocos donde se vendían todo tipo de frutas, souvenirs, etc.

La sensación de estar en un lugar tan conflictivo debido a que tanto para judíos, musulmanes y cristianos es un lugar de referencia compartida no tiene precio y la inseguiridad se palpa en el ambiente. Según los judíos allí está el Arca de la Alianza y el Reino de Israel tiene su capital según el rey David, además del Templo de su hijo Salomón. Según los Cristianos, la resurrección de Jesús, el calvario y el Santo Sepulcro, considerado el lugar más sagrado del cristianismo. Y según el Islam, ya antes de que los musulmanes tuvieran que rezar orientados a La Meca, se rezaba hacia Jerusalén, considerada ciudad sagrada.
Tras caminar incansablemente por la parte superior de la muralla, que en sí no tiene nada en especial, fuimos al Muro de las lamentaciones, un lugar especial para los judios. Para poder acceder a la explanada es obligatorio ponerse una ‘quipá’ sobre la cabeza. Si se quiere pedir un deseo y de paso ‘lamentarse por algo mal hecho’ es recomendable llevar lapiz y papel. En el muro, la separación que hay entre las piedras están llenas de papelitos doblados con deseos.
Tras una agotadora caminata por las calles de la ciudad vieja, fuimos a la parte judía, claramente occidental, donde las tiendas de moda y pubs estilo europeo abundaban por todas partes. En esta parte judia, no se veía a ningún musulmán.

De noche, de camino al hotel, no tuvimos problemas para llegar andando. Varios niños se abalanzaban sobre nosotros para que les hicieramos fotos y luego verse en el display.
a la mañana siguiente de vuelta a Allenby bridge para llegar a Jordania e ir al Mar Muerto.

DATOS PRÁCTICOS

Población de Jerusalén: 800.000 habs.

Altura: 630 metros.

Metro, NO /Trenes, NO/Aeropuerto, NO (Tel-Aviv)

Idioma: Hebreo, Árabe (en Área Palestina), Inglés

CONSEJOS

Hay que tener claro y distinguir en que parte de la ciudad nos encontramos, nada tiene que ver la parte judía con la musulmana, cristiana o la armenia.

Es obligatorio usar una quipá para acceder al muro de las lamentaciones. (Se puede obtener una de papel-cartón gratutitamente en la explanada que da acceso al muro)

En la frontera es preferible escoger la opción de que el sello de entrada al país sea en un papel aparte, si en el futuro se pretende visitar algunos países de Oriente Medio como Siria, Líbano, etc…

Mapa: Allenby Bridge /Hussein  Border (Punto A)


Ver mapa más grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario