domingo, 25 de julio de 2010

Varanasi-Benarés, ¡Misión imposible!

las Vacas son sagradas y representan la fertilidad.
Nos habíamos levantado temprano y esa misma mañana habíamos ido a visitar el templo del Loto el cual para llegar, el tiempo empleado eran unas dos horas más o menos en Tuc Tuc (A veces ir en tuc tuc puede convertirse en una pesadilla sobre todo si no estás acostumbrado), el templo en si estaba bastante bien y la zona tenía muchos espacios verdes. Después de hacer algo de tiempo por allí, decidímos acercarnos hacia la estación de Trenes, ya que por la tarde-noche saldría nuestro tren con destino a la Ciudad sagrada de Varanasi atravesada por el famoso Río de la vida, el Río Ganges.
Varanasi es también conocida como la antigua ciudad de Benarés, que era su antiguo nombre, -ahora a ellos también les ha dado por cambiar el nombre a algunas de sus ciudades como Madrás por Chennai o Bombay por Mumbai, etc...

Una de las advertencias y consideraciónes para tener muy en cuenta en India es que cualquier realidad puede superar la ficción y que debes estar preparado para todo. ¡Qué gran verdad!
-Habíamos hecho la reserva desde España en una página web llamada makemytrip.com, que es la única que por aquel entonces admitía una tarjeta de crédito europea o extranjera para poder realizar el pago de un billete de tren.
Barrio típico en Delhi
Rellenar un simple formulario para coger un billete de tren era realmente difícil.
En makemytrip.com pudimos hacerlo y aparentemente sin problemas.
Por lo que me habían comentado y por lo que en este portal nos habían informado, a la hora de coger un tren, debería mirar los listados en hojas de papel que están colgados en las estaciones, buscar mi nombre y seguidamente el coche o vagón que me correspondiera...
En la estación de Delhi desde luego no había ningún listado y si muchos listos que se hacían pasar por personal de la estación.


Entrar en la estación de trenes fue desde luego uno de los momentos de más shock de todo el viaje. (mi compañero de viaje también opinó lo mismo). Fue como entrar en un campo de concentración donde además de ver gente tirada por el suelo (ya ni nos dábamos cuenta), venían un montón de personas a ofrecernos 'ayuda'
El Templo del Loto es un lugar muy recomendable.
Los carteles electrónicos no funcionaban y en la ventanilla, los funcionarios que atendían no hablaban ni inglés ni nada. De repente vino un chico bastante bien vestido que desde luego parecía ser personal de la estación. Nos pide que le enseñemos nuestros billetes impresos. Nos dice, que tenemos que salir afuera de la estación, así que le seguímos. Cuando llegamos a la salida trasera de la estación, nos dice que nuestro tren tenía 9 horas  media de retraso debido a los monzones y que los billetes teníamos que validarlos en una oficina en Connaught place (centro de Delhi). El mismo nos pidió y negocio un taxi, algo caro pero en todo caso lo que queríamos era solucionar nuestro problema e intentar aclarar tanta confusión debida a una gran falta de información. Así que vamos en un coche particular que no era ni taxi ni nada con dos hombres delante haciendonos todo tipo de preguntas acerca de España, etc. Mi compi y yo nos mirábamos diciendo, de esta no salímos... Creo que nos han estafado... En cuanto podamos en un semáforo cogemos los petates y salimos corriendo. Al final nos pararon en una especie de oficina de turismo donde un señor nos pregunta que hacia donde íbamos. Le respondimos que a Varanasi. el nos contestó que nuestro tren llevaba 9:30 horas de retraso y que nuestro billete estaba bien. así que nos llevan de nuevo a la estación.... Habíamos sido víctimas de una estafa típica que venía hasta en la lonely planet... (eso me pasa no por leer las 500 páginas que tiene la guía, je je je)
En un Tren puedes encontrar todo tipo de situaciones.
Ya era de noche (anochece enseguida) y estábamos en la estación de trenes de Delhi (estaban construyendo un edificio más moderno, con lo que estoy haciendo referencia a la antigua estación de tren). Una vez en los andenes, miles de personas comiendo en puestos de comida que había allí mismo, un montón de olores y de repente todo el mundo se sienta en el suelo unos detrás de otros en 'fila india' y nos empiezan a observar. Como seguíamos sin tener información de ningún tipo decidimos preguntar a varias personas si estábamos en el andén con destino a Varanasi y hacia donde iba el tren. Nadie nos dice nada, parecía que de repente nadie hablaba inglés y que nadie quería hablar con nostros. había decenas de niños comiendo trozos de comida que había en las vías y sentados sobre ellas esnifaban pegamento y comían restos que habían tirado de los trenes supongo...
Era muy tarde y pensamos que si a la vuelta nos encontramos con el mismo poblema para volver a Delhi de Varanasi (que son casi unas 10 horas de viaje) corríamos el riesgo a no poder ir al Taj Mahal en Agra y luego  a Jaipur en Rajastán. Pensamos que lo mejor era quedarnos en Delhi, y como nuestra amiga Marta, que conocímos en el avión, estaba en un Hostel en el que por lo visto había un montón de gente de todos los lugares del mundo y además costaba un euro, pensamos que sería una buena opción. Nunca habíamos estado en un Hostel en el que compartes la habitación con un montón de gente, así que como experiencia podría estar bien.

Fachada típica en Chadni Chowk, Old Delhi
Llamamos a Tara Hotel donde estában nuestros petates y fuimos a recogerlos para irnos al hostel donde estaba nuestra amiga Marta. Otra vez de vuelta a ese lugar 'mágico' e inolvidable llamado Chandni Chowk (jamás me hubiera imaginado dentro de tal escenario), pero lo cierto es que en aquel momento ya todo me parecía normal, me había inmunizado por completo y desde entonces pensé que ya podría estar en cualquier parte del mundo.
Para llegar al Hostel había que ir a la otra parte de la ciudad y la verdad es que tardamos un montón de tiempo, ya que el conductor se paraba cada dos por tres en pequeños templos y en una de las ocasiones nos dejó abandonados más de media hora con el Tuc Tuc, ya no sabíamos que hacer, ya que nos decía que sabía donde estaba el lugar al que íbamos y nos dimos cuenta que estaba bastante perdido.
Por fin llegamos al Hostel, que estaba a priori bastante bien, conocímos gente muy interesante, sobre todo un chico australiano que se había quedado en paro y decidió ir de Londres a Sidney en bicicleta. Nos contó un montón de aventuras, sobre todo cuando pasó por Afganistán y Pakistán. El lugar estaba regentado por un chico italiano bastante amigable y su socio indio (en India es necesario tener un socio local para poder montar o tener un negocio).
El conductor nos dejó de repente con el Tuc Tuc casi 1/2h.
Después de cenar y conversar en una tertulia muy interesante nos fuimos a dormir. Yo confieso que estaba amarrado a mi equipaje, ya que cuando compartes una habitación con tanta gente, pues ya se sabe (sobre todo cuando escuchas que se habían 'perdido' varias cosas). Admito que casi no pegué ojo en toda la noche y la experiencia no me gustó demasiado, creo que ya soy mayor para esas cosas. Lo de la noche a un Euro está bien pero bueno, hay edades para ello.
A la mañana siguiente, tras un día bastante soleado y después de no pegar ojo en toda la noche (no había persianas y allí a las 5 de la mañana parecía que era mediodía) nos bajamos al porche del hostel, donde desayunamos y donde nos estaba esperando nuestro conductor a Agra, para conocer el Taj Mahal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario