sábado, 23 de julio de 2011

En el Corazón de Alaska, hacia Healy y la senda de la Estampida.


Próximo destino: Fairbanks, en busca de oro...
Tras la experiencia del sol de medianoche, y tras poder dormir en la típica cabaña de madera que sale en todas las películas, nos levantamos muy temprano, a las 06:00, para llegar a un pueblo de cuatro casas donde queríamos buscar información para acceder al parque.
Tras comprar víveres nos dirigimos al parque Denali, el más importante de Alaska para ver lo que ya he comentado, la fauna típica de este lugar.
Tras pagar 40$ cada uno, nos subimos en unos autobuses verdes, para hacer la ruta dentro del parque. Es la única manera de acceder, salvo permisos especiales que obtienen algunas personas.
La excursión comenzó a las 08:00. Hacía bastante frío y yo no iba lo suficientemente abrigado. Iba en el asiento de atrás de todo y con una ventanilla estropeada que no se podía cerrar de todo. Confiaría en que transcurridas unas horas, haría más calor. Menos mal que así fue.
El paisaje es realmente espectacular, y lo que realmente es sorprendente es ver los animales en libertad, viviendo, cazando y formando parte de un escenario único.
En la entrada del Parque.
Lo primero que vimos fueron osos, y en ningún momento estaba permitido bajarse del autobús, salvo en zonas habilitadas para ello. La misma conductora era la que con unos cascos con micrófono incorporado al estilo madonna, iba comentando un montón de cosas de las que no me enteraba ni la mitad. El acento de Alaska es... en fin, dificil de entender.
Tras ver los osos, ví algo que podría considerar lo más impactante, que fue como un lobo estaba comiendo un alce, (aquí les llaman Moose). Realmente merece la pena, porque es la naturaleza en su estado más salvaje.
Tras alguna parada en puntos habilitados para ellos, seguimos viendo más osos, alces y cabras montesas. David estaba sentado un par de filas más adelante y le digo que en la Pedriza hay más, je je je... Alguien me mira como habiendo entendido lo que acababa de decir. Es sorprendente la cantidad de gente que habla castellano. Este señor era un belga que estaba visitando Alaska y había vivido varios años en un país de Sudamérica.
De retirada al lugar inicial de donde habíamos salido, nos fuimos a un bar como esos de los que salían en Dr. En Alaska, a tomarnos algo caliente y espabilarnos un poco. Hubo un momento de regreso que me iba dando cabezazos..
Un Oso Grizzly en Denali.
Ahora mismo estoy en el Hotel de madera (como yo lo llamo) y a un precio algo asequible (69 $ cada noche por dos personas) en un lugar muy agradable en el que eso sí, necesitas tener coche, porque no hay ni servicio de autobuses ni taxis ni nada.
En un rato nos iremos a cenar a Healy, que es un pequeño pueblo donde Cristopher Mcandless fue visto por última vez, allí comienza la senda de la estampida, y desde allí fue caminando al río Teklanika, donde estaba el autobús donde vivió un par de meses antes de su muerte.



A continuación un pequeño muestrario de las fotos que he realizado en el día de hoy. Espero que os gusten.


Así es el verano en Alaska
Un Lobo comiendo un Arce.
En el Río Taklanika.
Un Alce, uno de los animales típicos del lugar.
Una Cabra en lo alto de una colina.
Los Autobuses son muy peculiares





Ubicación en google maps del lugar donde he estado hoy:

Ver mapa más grande



Ir al anterior post: Por fin en Alaska

No hay comentarios:

Publicar un comentario