viernes, 5 de agosto de 2011

California Extrema, Hollywood, Los Angeles, Neverland...

Esto si que es un árbol alto, alto, alto...

Tras el abrasador calor de Mojave y con parada incluida en el medio de la nada, en un lugar más hostil que el mismo infierno y tras pasar muy cerca de la oculta y escondida área 53 de alta seguridad, donde se supone que hay hasta hay extraterrestres, llegamos a Barstow, una parada obligada de la Ruta 66 y uno de los núcleos úrbanos más importantes del este californiano.
Barstow en sí, es un lugar que no tiene nada de particular, aunque es una buena opción para descansar y luego visitar lugares cercanos realmente interesantes, como es Calico Ghost Town (La ciudad fantasma de Calico)

Este lugar es realmente fascinante, es como estar dentro de una película de vaqueros en el lejano Oeste, y es que estaba allí, en el Old West (como dicen los nativos del lugar), como si fuese el protagonista de una película de vaqueros, en la que en cualquier momento empezaría a oir disparos, o quien sabe que.
Para acceder al pueblecito hay que pagar un pequeño peaje, que realmente merece la pena. En la carretera de Barstow a Calico, puedes encontrar hasta una calabera con su respectiva cornameta en las cunetas. El pueblo está en perfecto estado y tiene incluso los típicos salones del oeste, donde se pueden ver a personajes peculiares típicos de una película del Oeste, he conocido incluso al Seriff (je, je). Es recomendable ir por la mañana, ya que es una zona bastante calurosa.

Calico Ghost Town, un típico pueblo del 'Lejano Oeste'
en medio de la nada.
Tras abandonar Calico Ghost Town, me dirijo hacia el Parque de las mayores 100 sequoias. La carretera es quizás una de las más bonitas que jamás he visto y en ciertos momentos parece que estás en la provincia de Ciudad Real en España o incluso Andalucía también es España.
El parque de las Sequoias, tiene un pequeño sendero en el que evidentemente pasas por todos estos gigantes de la naturaleza.
Tras visitar el parque, nos dirigimos hacia  Bakersfield, una ciudad mediana, cuya industria principal es el petróleo. Las bombas de extracción del mismo están por todas partes.

Hacía bastante calor en Bakerfield. Tras pernoctar en este pueblo, al día siguiente nos dirigimos a Los Olivos, para visitar el Rancho de Neverland, la popular casa de Michael Jackson. Una vez en el pueblo de los Olivos, empezamos a preguntar a varias personas, y la gran mayoría no tenían muy claro donde estaba Neverland. Admito que recorrí un montón de carreteras secundarias hasta que dí con el lugar.
el Rancho está en un lugar bastante agradable, bonito y bastante escondido. Tiene una puerta de acceso que nada tiene que ver con la que se ve de Neverland... La carretera, los muros y todo lo que allí había, estaba pintada con frases de homenaje al cantante. Tras la visita, vuelvo al pueblo de Los Olivos y de allí me voy rumbo a Los Angeles.

Al anochecer, aparecen cientos de pelícanos.
En el camino hacía el pueblo donde estaba situado el hotel, hago una parada, en la playa-pueblo que más me gustó de California, que es Avila Beach, donde me quedé impresionado con la cantidad de Pelícanos que había allí... y es que al atardecer, se lanzaban en picado con una precisión absoluta a por los peces. Es un espectáculo muy interesante, y recomiendo intentar visitar estos lugares al anochecer, que es cuando empieza el festín para estos pájaros de gran tamaño. (¿Se imaginarán los habitantes de aquí, que el pueblo original de Ávila es una ciudad de montaña en el centro de España?), la verdad es que me resultó muy curioso encontrarme con este pueblecito, aunque por Estados Unidos y en concreto en la costa Oeste, hay infinidad de nombres de pueblos, calles, lugares de interés, en idioma español, y es que el idioma de Cervantes es universal.

El hotel estaba en Thousand Oaks, un bonito pueblo típico de la zona y bastante snob. En general muy agradable, aunque algo lejos de Los Angeles, Hollywood y demás lugares de interés.
Esa misma tarde, visité Santa Mónica y Beverly Hills. La playa de Santa Mónica me decepcionó totalmente, ya que lo único que tiene es que es muy popular por las series y películas que allí se han hecho. Fui también al Bubba Gump (si, si, el de forrest Gump), y la verdad, cualquier chiringuito de españa es mejor.

En el paseo de la Fama de Hollywood.
He de mencionar el frío que pasé allí, teniendo en cuenta que eran primeros de Agosto, y es que todavía no se había puesto el sol, y estaba tiritando literalmente. Es obligatorio llevar una chaqueta o algo porque hace bastante frío y la zona es muy húmeda. La playa no es muy buena, cualquiera playa de España es mejor. y haciendo similitudes con Galicia (por aquello de las mismas puestas de sol, situación de Costa Oeste frente a un Océano, etc.) cualquiera playa gallega, donde están las mejores playas del mundo es infinitamente mejor que cualquier playa californiana.
Beverly Hills está bien, pero es como pasear por la población de La Moraleja en Madrid.
(Quizás me he pasado un poco con las comparaciones, pero intento transimitr lo que he visto, desde mi particular e imparcial punto de vista).

Al día siguiente, me fui a Hollywood, donde visité el Teatro Kodak (decepción absoluta), ya que es como un teatro nuevo con Centro comercial de Barrio incluído bastante simple. Al aldo del Teatro chino, están las huellas de los famosos, en la que se ven algunas huellas de españoles y que es bastante curioso. Yo comparé mis manos y pies con los de Frank Sinatra, Marylin Monroe, y algunos más.
El paseo de la fama hollywodiense, está lamentablemente muy sucio, descuidado y bastante abandonado. Es un lugar al que hay que ir, pero lo único que tiene es fama y nada más.

Con las huellas de Frank Sinatra, entre otras celebridades.
Para ver las famosas letras de Hollywood, hay que ir a una pequeña colina, que es bastante inaccesible. Desde allí hay buenas vistas de la ciudad de Los Angeles. Tras hacerme la pertinente foto con las letras, me fui a visitar por capricho personal, el instituto de Grease (llamado Venice High School), la casa del Príncipe de  Bel-Air y alguna otra que ya no recuerdo, y es que aquí hay un montón de lugares y casas donde se han hecho grandes producciones cinematográficas. Por ejemplo al lado de mi Hotel en thousand Oaks, estaba la casa de Poltergueist. (y pensar en las pesadillas que tuve de niño con aquella casa, y ahora estaba allí al lado).
Un sitio que también estaba en mi lista era la casa de Blade Runner donde vivía Bastian, y es que según los gustos de cada uno, aquí hay lugares muy interesantes que visitar en cuanto al mundo del celuloide se refiere.

Con las letras de Hollywood al fondo.
Al día siguiente y antepenúltimo, fue de Relax... Ya que estaba rodeado de famosas playas y al lado de Malibú, pensé en ir a esta playa. Al igual que con Santa Mónica, tuve otra gran decepción, ya que además de pasar frío, el acceso a la playa y todo en general no se correspondía con la imagen que uno tiene de esta playa. Yo en general odio la playa y apenas las visito, con lo que mi opinión acerca de estos lugares no debe tomarse muy en cuenta.

Al día siguiente, tocaba volver a Madrid en un vuelo directo de 13 horas aproximadamente.
Tanto California como el resto de lugares que visité de Estados Unidos, merecen muchísimo la pena, y es que este es un gran país, con gente muy agradable y que en cuento pueda visitaré otra vez.

Me quedo con Monument Valley, las Carreteras en Arizona, Nevada.... Las Sequoias, los pelícanos, San Francisco, Seattle y Alaska. Me llevo recuerdos alucinentes que espero jamás olvidar.

En el instituto Rydell de la película de GREASE
que en realidad se llama Venice High School.
Dando un paseo por Beverly Hills.
En la entrada principal que da acceso a Neverland.
Neverland en Los Olivos, es como un pueblo de Ciudad Real
Eran primeros de agosto y me estaba 'congelando'
Las bombas de petróleo están por todas partes.
No sin mi "Mustang"... Más de 3.000 millas con el.
En ese parque había 100 Sequoia como ésta.
En este lugar pasé una tarde de lo más agradable
Hay muchos Ranchos por este lugar.
¡Me encantan estas carreteras y estos camiones!
Calico Ghost Town, un viaje a una película del oeste
Está todo en perfecto estado.
Eran las 10 de la mañana y ya empezaba a hacer mucho calor.

1 comentario:

  1. Gracias por tu narración acerca de Calico en mis próximas vacaciones voy para allá me fascina todo lo q es antiguo especialmente lo de ranchos y cowboys

    ResponderEliminar